El Colegio de Dentistas de Sevilla exige una mayor regulación de la publicidad sanitaria para evitar campañas agresivas y engañosas de algunas clínicas dentales

El Colegio de Dentistas de Sevilla exige una regulación de la publicidad sanitaria que, efectivamente, evite la excesiva mercantilización de los servicios sanitarios y de las prácticas publicitarias inadecuadas, campañas agresivas y engañosas que realizan algunas clínicas dentales, especialmente clínicas franquiciadas cuyo principal objetivo es mercantilista.

El presidente del Colegio de Dentistas de Sevilla, Luis Cáceres, asegura que esta regulación es “fundamental”, si bien, al menos hasta el momento la Administración “no nos avala, a pesar de nuestra insistencia”.

Ya hay Comunidades Autónomas (Murcia, País Vasco y Navarra) que tienen regulada dicha publicidad, pero desde el Colegio de Dentistas de Sevilla se considera que esta regulación tiene que ser estatal, tal y como lo tienen otros países del entorno.

Alrededor de un 70 por ciento de las denuncias que los pacientes interponen en el Colegio de Dentistas de Sevilla por algún tratamiento dental realizado en Sevilla y provincia se elevan contra estas clínicas franquiciadas. Asimismo, los expedientes abiertos por este tipo de denuncias son los que tardan más en cerrarse o no llegan a acuerdo nunca.

Según el presidente de la institución colegial, éste es un problema gravísimo, entre otros que tiene la profesión, ya que este tipo de clínicas realizan una publicidad tan agresiva que confunde a los pacientes principalmente sobre el precio final del tratamiento.

En ese sentido, el doctor Cáceres explica que algunas publicidades de tratamientos dentales anuncian implantes a 220 euros y luego, tras la denuncia que pone el paciente en el Colegio, resulta que el precio que le exigen pagar es el precio de mercado, el habitual por un tratamiento.

Desde el Colegio de Dentistas de Sevilla se quiere alertar a la población de la importancia de saber quién es el profesional que presta la asistencia sanitaria bucodental, cuál es el estado de salud y el diagnóstico de enfermedad de su boca, cuál es el tipo de tratamiento al que se va a someter, así como el precio final del mismo. “Solo así evitaremos sorpresas”, asegura Cáceres.

El también representante de los dentistas andaluces insiste a los sevillanos en que exijan que sea un dentista el profesional que le vea, que le diagnostique, y que le facilite el plan de tratamiento; que no sea un comercial quien intervenga en la fase de diagnóstico, plan de tratamiento y presupuesto.