Luis Cáceres apunta a la educación y la información ciudadana para atajar el intrusismo en las profesiones sanitarias

Sevilla, 11 de diciembre.- El presidente del Colegio de Dentistas de Sevilla, Luis Cáceres, ha participado en el I Congreso Andaluz sobre Protección de los Consumidores en el Ámbito de los Colegios Profesionales organizado ayer por la Unión de Consumidores de Andalucía (UCA-UCE) en Tomares (Sevilla).

Durante la mesa redonda dedicada al problema del intrusismo y de la competencia desleal en el ámbito de las profesiones, Luis Cáceres ha destacado que en las profesiones sanitarias el intrusismo sanitario es aún más grave por los riesgos que supone para la salud.

En este sentido, ha detallado algunas cuestiones que deberían ser revisadas en el Código Penal para su mejor aplicación. Entre ellas, el Código Penal tipifica el delito de intrusismo sin distinguir entre profesiones y, por tanto, sin considerar el riesgo que puede sufrir el ciudadano respecto a la actuación del intruso, como tampoco tiene en cuenta la reincidencia del intruso. Además, Luis Cáceres ha subrayado que las penas son relativamente leves y, por tanto, a muchos intrusos les compensa asumir el riesgo, "sobre todo teniendo en cuenta la duración de los procesos", ha afirmado.

Por todo ello, el presidente del Colegio ha defendido que el Código Penal no es la solución para resolver este grave problema, "habría que buscar la solución en mejorar la información y la educación de los ciudadanos: explicar las competencias profesionales de cada uno, dar a conocer los riesgos, combatir la falsa creencia de que el intruso es más económico y fomentar la participación de las Administraciones Públicas", ha expuesto.

Durante el Congreso han intervenido numerosos representantes de diferentes colegios profesionales, así como de la Administración Pública y de la Unión de Consumidores, entre los que se ha acordado poner en marcha servicios de atención a los consumidores y a los colegiados en el marco de los colegios profesionales de Andalucía.

Los actuales desarrollos normativos que regulan los colegios y sus servicios profesionales apuntan a que uno de sus fines sea la protección de los derechos e intereses legítimos de los consumidores y usuarios, por lo que los colegios deberán procurar la mejor atención al ciudadano destinatario de sus servicios y vigilar por el cumplimiento de la deontología profesional de sus miembros.

Del mismo modo, cumplirán una importante labor como mediadores de conflictos entre partes, para lo que deberán informar a los colegiados del sistema extrajudicial de resolución de conflictos. En este sentido, se ha destacado la labor ya desempeñada durante los últimos años por el Colegio de Dentistas de Sevilla en la materia, que ha obtenido muy buenos resultados al respecto.